Europa se despide de los vehículos eléctricos: estos nuevos combustibles rescatarán a los coches diésel para siempre

Innovadores combustibles tienen el potencial de preservar indefinidamente los vehículos diésel.

Con el reciente incremento en el precio del diésel, el gobierno no lo oculta y busca de esta forma poner fin a los vehículos de combustión interna.

Tesla, bajo la dirección de Elon Musk, ha ridiculizado a BYD durante años. Sin embargo, ahora existe una posibilidad de colaboración entre ambos por un motivo específico.

La desaparición de los vehículos a gasolina podría tener un impacto devastador en la economía europea: estos miles de millones de euros podrían alterar completamente la situación.

La Unión Europea ha establecido un plazo final para cesar la producción y venta de automóviles que operan con motores de gasolina y diésel.

Aunque esto no implica que estos vehículos desaparecerán de inmediato tras esta fecha, sí significa que su presencia se reducirá gradualmente y su mantenimiento se volverá más complicado.

Se espera que estos automóviles continúen en circulación hasta el 2050, momento en el cual se anticipa que ya no habrá ninguno en las calles y carreteras de Europa.

Esta sentencia aparentemente definitiva para los vehículos con motor de combustión interna podría no ser tan inalterable, considerando la significativa inversión que varias compañías y naciones están haciendo en el desarrollo de combustibles sintéticos "cero emisiones", lo cual podría extender la existencia de este numeroso parque vehicular.

Actualmente, solo en España existen 25 millones de vehículos con motor de combustión, de los cuales 13 millones funcionan con diésel.

Es probable que esta cifra disminuya notablemente en los próximos 11 años, pero aún así se espera que sea considerable, especialmente teniendo en cuenta que hasta 2034 se seguirán produciendo vehículos de este tipo.


Una ventana de oportunidad en el concepto de "vehículo cero emisiones"

Esta medida se considera esencial para la protección ambiental, pero repercute negativamente en la economía de países con una robusta industria automotriz, como Alemania y Francia.

Los alemanes se opusieron a la fijación de un plazo límite para la producción de vehículos de combustión y, para firmar el acuerdo en Bruselas, lograron incluir una excepción que podría representar el salvavidas para los autos que actualmente funcionan con gasolina y diésel: la posibilidad de que sigan circulando siempre que empleen combustibles "cero emisiones".

La Creciente Frecuencia de las DANAs en España: Un fenómeno climático en augeLa Creciente Frecuencia de las DANAs en España: Un fenómeno climático en auge

Los combustibles alternativos son creados a partir de materiales que no derivan del petróleo y que generan poca o ninguna contaminación durante su producción; o bien, aprovechan el reciclaje de residuos orgánicos.

Y no se trata de combustibles de ciencia ficción, sino de productos que ya se fabrican y distribuyen tanto en España como en el resto de Europa, aunque algunos se produzcan en Chile.

Los combustibles sintéticos y los biocarburantes como alternativas viables

En Chile, Porsche, la empresa alemana, ha emergido como el principal respaldo financiero de la planta de e-fuel más grande, conocida como Haru Oni, que opera con energía eólica para producir combustible sintético combinando agua y aire.

¿Cómo funciona el proceso?

Se emplea electricidad para separar el hidrógeno del oxígeno en el agua, que luego se mezcla con CO2 capturado de la atmósfera para producir e-metanol.

Este combustible ya se utiliza en vehículos de Porsche que compiten en carreras y otros eventos deportivos, mostrando resultados impresionantes.

Sin embargo, enfrenta una limitante: su costo. En Europa, el precio de este combustible ronda los 3 euros por litro, siendo accesible únicamente para pilotos profesionales.

Por otro lado, en España se está avanzando en una alternativa más asequible y accesible para cualquier conductor: el uso de biocombustibles de Repsol, disponibles actualmente en 60 estaciones de servicio, con planes de expandirse a 600 antes de finales de 2024.

Repsol lleva décadas investigando y desarrollando combustibles 100% renovables, enfocados en reemplazar los combustibles fósiles en motores diésel.

A principios de este año, Repsol comenzó a ofrecer en tres estaciones de servicio en Madrid un biocarburante también compatible con motores de gasolina, previamente utilizado en vehículos de competición de alto rendimiento.

Este combustible se produce a partir de residuos orgánicos, incluidos algunos subproductos de la industria agroalimentaria y aceite vegetal usado.

Como beneficio adicional, es ligeramente más económico que el combustible sintético de Porsche, con un precio ligeramente superior a un euro, y no requiere modificaciones en los motores convencionales para su uso.

La Capa de Ozono: Su rol fundamental en la protección del planetaLa Capa de Ozono: Su rol fundamental en la protección del planeta

Entradas Relacionadas

Subir