Las nuevas baterías que revolucionarán los coches de combustión han llegado

Adiós a las baterías actuales para coches de combustión

Las baterías de sodio están ganando popularidad entre los vehículos eléctricos como una solución viable debido a la escasez de litio.

La abundancia del sodio las convierte en una opción especialmente atractiva para los modelos libres de emisiones.

Además, se está explorando otra aplicación para esta tecnología: alimentar los sistemas eléctricos de los vehículos de combustión e híbridos.

Baterías de plomo-ácido son comúnmente utilizadas en la mayoría de los vehículos en el mercado para alimentar sus sistemas eléctricos.

Existen diferentes tipos en el mercado, como las baterías de electrolito sólido y líquido, estas últimas conocidas como baterías de gel.

Su durabilidad puede variar entre cinco y diez años.

Los ingenieros de Altris, una empresa sueca, han desarrollado una fórmula para reducir costos y mejorar el rendimiento de los vehículos de combustión, híbridos y enchufables.

La llegada de Google al mercado de los coches eléctricos confirmadaLa llegada de Google al mercado de los coches eléctricos confirmada

En colaboración con Clarios, un fabricante de baterías, han conseguido adaptar esta tecnología de coches eléctricos a vehículos de combustión interna, utilizando dispositivos de bajo voltaje con un máximo de 60 voltios.

Esta solución se hace más eficiente a medida que avanza la electrónica y se hace cada vez más evidente en los sistemas de confort, conectividad y seguridad a bordo.

Las baterías de iones de sodio, aunque actualmente no están listas para comercializarse a gran escala, representan una solución a la persistente escasez de reservas de litio en el planeta.

Estas baterías están fabricadas con una combinación de cloruro de sodio (sal común), madera, hierro y aire, lo que las hace más sostenibles desde la perspectiva de la economía circular, es decir, facilita su reciclaje de manera más simple y directa.

Además, el sodio ofrece baterías más económicas y seguras que el litio, ideales para almacenar energía a gran escala.

Aunque tienen una densidad de energía más baja en comparación con las baterías de litio, se espera que su adopción crezca con mejoras técnicas y reducción de costos.

Altris ha señalado que estas nuevas baterías de bajo voltaje se instalarán en uno de cada tres automóviles en más de cien países de todo el mundo, a menos que un fabricante se adelante y firme un acuerdo de colaboración para el suministro exclusivo.

A medida que el CO2 aumenta, nos acercamos al punto de no retorno en la TierraA medida que el CO2 aumenta, nos acercamos al punto de no retorno en la Tierra

Entradas Relacionadas

Subir