Códigos LER: Clasificación y gestión de residuos según su peligrosidad y origen

codigos ler 1

Los códigos LER clasifican los residuos según su peligrosidad y origen para su correcta gestión.

Existen 20 categorías de residuos LER y su clasificación determina su posterior reutilización.

En el artículo se presentan los códigos LER de diferentes tipos de residuos, normativas y legislación, soluciones y buenas prácticas en gestión de residuos, empresas especializadas y la economía circular y huella de carbono.

Índice
  1. ¿Qué son los códigos LER?
  2. Clasificación y tipología de los residuos
    1. Clasificación por peligrosidad
    2. Clasificación según el origen de los residuos
  3. Códigos LER de residuos de producción primaria y transformación de productos
    1. Residuos de la extracción de minerales
    2. Residuos de la agricultura y producción de alimentos
    3. Industria de la madera y producción y transformación de pasta de papel, papel y cartón
  4. Códigos LER de residuos peligrosos
    1. Vertidos y emisiones de sustancias peligrosas
    2. Residuos que contengan sustancias peligrosas
    3. Otros residuos peligrosos
  5. Clasificación y gestión de residuos no peligrosos
    1. Códigos LER de otros residuos no peligrosos
  6. Normativa y legislación
  7. Soluciones y buenas prácticas en la gestión de residuos
    1. Envases sostenibles
    2. Puntos Limpios y proyectos de reciclaje
    3. Absorbentes y disolventes
    4. Residuos del tratamiento del agua
  8. Empresas especializadas en gestión de residuos
    1. INSA des: servicios de limpieza, gestión de residuos e impacto ambiental
  9. Economía circular y huella de carbono
    1. ASEGRE: asociación de empresas gestoras de residuos
    2. Clasificación, almacenamiento, envasado y etiquetado de residuos en la Zona Privada de ASEGRE

¿Qué son los códigos LER?

Los códigos LER son un sistema utilizado para clasificar los diferentes tipos de residuos según su peligrosidad y origen.

Se trata de un listado que cuenta con códigos de seis cifras que identifican los distintos tipos de residuos y su nivel de contaminación.

Esto permite su correcta gestión y reutilización, contribuyendo así a la sostenibilidad del planeta.

Los códigos LER son utilizados por diferentes entidades como ASEGRE y la empresa INSA des para la identificación y clasificación de los residuos que manejan.

A través de la aplicación de estos códigos, se pueden diferenciar entre residuos peligrosos y no peligrosos, lo que es fundamental para su correcta gestión y reciclaje.

La clasificación y tipología de los residuos es fundamental para su correcta gestión y reutilización.

Con los códigos LER se puede identificar el origen del residuo y su nivel de peligrosidad, lo que facilita su correcta clasificación y posterior tratamiento.

Las categorías de residuos LER se dividen en 20 capítulos y subcapítulos, abarcando desde residuos de extracción de minerales, hasta residuos producidos por la industria de la madera y la producción y transformación de pasta de papel, papel y cartón.

En definitiva, los códigos LER son una herramienta fundamental para la correcta gestión y reutilización de los residuos, lo que se traduce en un beneficio tanto para el medio ambiente como para la economía y la sostenibilidad del planeta en general.

  • Códigos LER de residuos de producción primaria y transformación de productos
  • Códigos LER de residuos peligrosos
  • Clasificación y gestión de residuos no peligrosos
  • Normativa y legislación
  • Soluciones y buenas prácticas en la gestión de residuos
  • Empresas especializadas en gestión de residuos
  • Economía circular y huella de carbono

Clasificación y tipología de los residuos

La correcta clasificación de los residuos es fundamental para su gestión y tratamiento.

Esto permite conocer su peligrosidad, composición y origen, y de acuerdo con ello, tomar las medidas necesarias para minimizar su impacto ambiental y mejorar la salud pública.

Clasificación por peligrosidad

Los residuos se clasifican por su peligrosidad en función de las características físicas, químicas y biológicas que presentan.

Según esto, se identifican los residuos peligrosos, que pueden tener efectos nocivos en la salud humana y el medio ambiente, y los residuos no peligrosos, que no suponen riesgos significativos.

Los residuos peligrosos se dividen en tres grupos: vertidos y emisiones de sustancias peligrosas, residuos que contienen sustancias peligrosas y otros residuos peligrosos.

Los códigos LER de estos residuos están regulados por la normativa europea correspondiente.

Vertidos y emisiones de sustancias peligrosas

Este grupo incluye los vertidos y emisiones de sustancias que pueden tener un impacto negativo en el entorno y en la salud de las personas.

Se incluyen residuos líquidos y gaseosos, como aceites, ácidos, disolventes, gases y sustancias radiactivas.

Residuos que contienen sustancias peligrosas

Se engloban en este grupo aquellos residuos que, por su composición, contienen sustancias peligrosas que pueden tener un impacto negativo en el medio ambiente y la salud.

Ejemplos de estos residuos son los envases contaminados, los residuos hospitalarios, los residuos de construcción y demolición, etc.

Otros residuos peligrosos

En este grupo se encuentran aquellos residuos que no se incluyen en los dos anteriores y que, por su naturaleza, presentan algún peligro.

Ejemplos de estos residuos son los residuos alimentarios, los residuos electrónicos, los residuos urbanos, etc.

Clasificación según el origen de los residuos

Además de la clasificación por peligrosidad, los residuos también se clasifican según su origen.

Esta clasificación permite identificar los sectores generadores de residuos y, de acuerdo con ello, establecer medidas y estrategias específicas para su gestión.

Los códigos LER para la clasificación según origen de los residuos incluyen, entre otros, los residuos de extracciones de minerales, residuos de la agricultura y producción de alimentos, y residuos de la industria de la madera y producción y transformación de pasta de papel, papel y cartón.

Es importante señalar que la correcta gestión de los residuos es una responsabilidad compartida entre empresas, administraciones y ciudadanos.

La adecuada clasificación y separación de los residuos no peligrosos en los contenedores correspondientes contribuye a una cadena de reciclaje más eficiente.

Códigos LER de residuos de producción primaria y transformación de productos

Los códigos LER son una herramienta útil para la gestión de residuos de distintos orígenes.

La lista de códigos LER comprende la clasificación y tipología de los residuos por su peligrosidad y origen.

En este contexto, se detallarán los códigos LER de los residuos de producción primaria y transformación de productos.

Residuos de la extracción de minerales

Los residuos de la extracción de minerales se clasifican en función de su origen, naturaleza y composición.

La lista de códigos LER incluye subcategorías para los residuos de explotación de minas y canteras, tales como lodos y residuos del tratamiento de minerales, y rocas y otros materiales de construcción.

Residuos de la agricultura y producción de alimentos

Los residuos generados en la agricultura y producción de alimentos también se encuentran incluidos en la lista de códigos LER.

Los residuos orgánicos, tales como subproductos ganaderos, residuos de la producción de alimentos y residuos vegetales, son algunos de los ejemplos de los residuos contemplados en esta categoría.

Estos residuos puede ser aprovechados para obtener compost y otros productos.

Industria de la madera y producción y transformación de pasta de papel, papel y cartón

En la lista de códigos LER se encuentra una amplia variedad de residuos generados en la producción y transformación de madera, papel y cartón.

Entre ellos, se encuentran los residuos que son productos de la transformación de la madera, tales como serrines y partículas, y los residuos de la producción de papel y cartón, tales como fibra larga y corta, y residuos de tinta y adhesivos.

Códigos LER de residuos peligrosos

Los códigos LER también incluyen residuos peligrosos, los cuales se clasifican en tres categorías:

Vertidos y emisiones de sustancias peligrosas

Esta categoría incluye los residuos líquidos o gaseosos que contienen sustancias peligrosas, como por ejemplo metales pesados, productos químicos tóxicos, y otros contaminantes.

Los vertidos y emisiones de sustancias peligrosas pueden tener un impacto negativo en el medio ambiente y en la salud pública.

Residuos que contengan sustancias peligrosas

Esta categoría incluye los residuos sólidos que contienen sustancias peligrosas, como por ejemplo residuos de la producción de químicos, residuos hospitalarios, pilas y baterías, y otros residuos que contienen sustancias tóxicas.

Estos residuos pueden contaminar el suelo y el agua, causando graves problemas ambientales y de salud.

Día Mundial del Reciclaje 2023: Cómo contribuir al cuidado del medio ambiente desde España Día Mundial del Reciclaje 2023: Cómo contribuir al cuidado del medio ambiente desde España

Otros residuos peligrosos

Esta categoría incluye residuos peligrosos que no encajan en las dos categorías anteriores, como por ejemplo residuos radiactivos, residuos explosivos, y otros tipos de residuos que representan un peligro para la salud y el medio ambiente.

La gestión adecuada de estos residuos es crucial para evitar su impacto negativo.

Es importante tener en cuenta la clasificación de los residuos peligrosos para su correcta gestión y tratamiento.

La incorrecta eliminación de estos residuos puede tener graves consecuencias para el medio ambiente y la salud pública.

Por ello, es fundamental seguir las normas y regulaciones establecidas y garantizar una gestión responsable de los residuos peligrosos.

Clasificación y gestión de residuos no peligrosos

Los residuos no peligrosos son aquellos que no representan un riesgo para la salud o el medio ambiente.

Su gestión adecuada es importante para evitar la acumulación de residuos y fomentar su reutilización o reciclaje, contribuyendo así a una economía circular y sostenible.

Códigos LER de otros residuos no peligrosos

A continuación se presentan algunos de los códigos LER correspondientes a residuos no peligrosos que se generan en diferentes sectores:

  • 451101: Residuos plásticos y otros residuos no peligrosos de la industria alimentaria (excluyendo los envases)
  • 160504: Neumáticos sin soporte (por ejemplo, sin llantas, bridas ni bandas de rodadura)
  • 190602: Residuos de madera sin tratar y sin barnizar, excepto los especificados en el código 191202

Clasificación por peligrosidad

Es importante tener en cuenta que, aunque estos residuos sean no peligrosos, deben ser clasificados adecuadamente según su naturaleza y características, siguiendo los criterios establecidos en la normativa vigente.

Gestión y reutilización de residuos no peligrosos

Los residuos no peligrosos pueden ser gestionados de diversas formas, dependiendo de su composición y origen.

Entre las opciones disponibles, se encuentran:

  1. Reciclaje: separación de los materiales para su posterior reutilización
  2. Reutilización: aprovechamiento de los objetos o materiales sin necesidad de tratamiento previo
  3. Compostaje: transformación de la materia orgánica en compost para su uso como fertilizante
  4. Valorización energética: uso de los residuos como fuente de energía
  5. Vertido controlado: disposición de los residuos en un lugar específico, siguiendo las normas de seguridad y protección ambiental

En cualquier caso, es importante seguir las directrices establecidas en la normativa vigente para el almacenamiento, transporte y tratamiento de los residuos, así como fomentar la colaboración entre empresas y organismos para mejorar la gestión de los residuos no peligrosos.

Normativa y legislación

La correcta gestión de residuos está regulada por diferentes leyes y normativas que tienen como objetivo minimizar el impacto ambiental y garantizar la salud pública.

A continuación, se detallan algunas de las principales leyes y regulaciones aplicables a la gestión de residuos:

  • Leyes y regulaciones relacionadas con la gestión de residuos
    • Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados: Esta ley establece el marco regulador de la gestión de residuos en España, definiendo objetivos como la protección del medio ambiente y la prevención de la generación de residuos. La normativa se dirige a todos los productores de residuos y establece las obligaciones y responsabilidades tanto de los productores como de los gestores de residuos.
    • Real Decreto 180/2015, de 13 de marzo, sobre traslado de residuos: Este Real Decreto regula el traslado de residuos dentro y fuera del territorio nacional, estableciendo los procedimientos y requisitos que se deben seguir para garantizar una correcta gestión ambiental.
    • Real Decreto 1481/2001, de 27 de diciembre, por el que se regula la eliminación de residuos mediante depósito en vertedero: Esta normativa establece las condiciones que deben cumplir los vertederos de residuos para garantizar su seguridad y minimizar su impacto ambiental. Se regulan aspectos como la selección del emplazamiento del vertedero, las características técnicas, la gestión del lixiviado y los gases emitidos.
  • Norma ISO 14001:2015 La Norma ISO 14001:2015 regula los sistemas de gestión ambiental, estableciendo los requisitos para planificar, implementar, verificar y mejorar continuamente el sistema de gestión ambiental. El objetivo de esta norma es promover la protección ambiental y prevenir la contaminación mediante la gestión de los residuos y la actuación responsable de las empresas en el cuidado del medio ambiente. Para cumplir con la norma ISO 14001:2015, las empresas deben implementar un sistema de gestión ambiental, realizar una evaluación de los impactos ambientales de sus actividades y establecer medidas preventivas para minimizar su impacto. Además, se debe realizar una gestión adecuada de los residuos, a través de la clasificación y separación de los mismos en función de su peligrosidad.

Soluciones y buenas prácticas en la gestión de residuos

La gestión de residuos es un tema fundamental para el cuidado del medio ambiente y la sostenibilidad.

En este apartado, se presentan diversas soluciones y buenas prácticas para el manejo adecuado de los residuos.

Envases sostenibles

En la actualidad, la reducción de residuos se ha convertido en un objetivo importante, por lo que las industrias alimentarias y químicas están empezando a utilizar envases sostenibles y reciclables en lugar de los no reciclables.

Por ejemplo, se pueden utilizar envases de papel, vidrio o, incluso, bioplásticos biodegradables que reduzcan al máximo el impacto ambiental.

Puntos Limpios y proyectos de reciclaje

Los puntos limpios son instalaciones donde los ciudadanos pueden llevar residuos especiales, como objetos voluminosos o peligrosos, que no deben ser depositados en los contenedores normales.

Además, existen diversos proyectos de reciclaje en los que se involucra a empresas y ciudadanos para contribuir a la sostenibilidad del medio ambiente.

Absorbentes y disolventes

Los absorbentes y disolventes son productos químicos que se utilizan para eliminar derrames de líquidos peligrosos y para la descontaminación de suelos y aguas subterráneas.

En este sentido, existen diversas soluciones basadas en productos biodegradables, lo que permite reducir notablemente el impacto ambiental.

Residuos del tratamiento del agua

Los residuos del tratamiento del agua son aquellos que se generan durante la potabilización y depuración de agua.

La gestión adecuada de estos residuos es importante para la conservación del medio ambiente, por lo que es fundamental que se realice un correcto tratamiento y posterior eliminación de estos residuos.

  • Se pueden tratar los lodos para transportarlos a plantas de tratamiento anaerobio junto con residuos orgánicos.
  • Los lodos de la depuración del agua se pueden usar como abono orgánico en la agricultura.
  • Se pueden convertir los lodos en biomasa y utilizarla como combustible.

Empresas especializadas en gestión de residuos

Existen numerosas empresas especializadas en la gestión de residuos que se centran en la clasificación, tratamiento y eliminación de los mismos.

Una de estas empresas es INSA des, que ofrece servicios de limpieza, gestión de residuos e impacto ambiental. INSA des se enfoca en el control de plagas y en la capacidad de recolectar cualquier tipo de residuo sanitario, industrial, peligroso y no peligroso en Galicia.

INSA des: servicios de limpieza, gestión de residuos e impacto ambiental

INSA des se especializa en ofrecer servicios de limpieza y desinfección de alta calidad.

Sus servicios incluyen la gestión de residuos, limpiezas integrales y un laboratorio químico.

Su experiencia en el campo les permite atender las necesidades específicas de cualquier negocio o industria, sin importar la complejidad de los desechos.

El control de plagas es uno de los servicios más populares de INSA des y resulta fundamental para prevenir la expansión de infecciones y enfermedades.

Además, la empresa se compromete a cumplir con la norma ISO 14001:2015 para mejorar el desempeño ambiental, garantizando una correcta gestión de los residuos y un alto nivel de calidad en cada uno de sus servicios.

INSA des también se centra en la recolección de residuos peligrosos y no peligrosos, asegurando que cada uno sea tratado y eliminado correctamente.

Si bien es cierto que los residuoss peligrosos representan un mayor riesgo para la salud y el medio ambiente, los no peligrosos también pueden tener un impacto negativo significativo, por lo que es crucial deshacerse de ellos de manera adecuada.

Además de sus servicios de limpieza y gestión de residuos, INSA des también se ha enfocado en el impacto ambiental.

Sus iniciativas de sostenibilidad incluyen la gestión de residuos electrónicos, la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y el uso de envases sostenibles.

Ofrecen a sus clientes soluciones personalizadas en función de sus necesidades y se centran en cumplir con los más altos estándares de calidad y sostenibilidad en el cuidado del medio ambiente.

Economía circular y huella de carbono

La economía circular es un modelo de producción y consumo que se enfoca en la reutilización y reciclaje de residuos, en vez de su eliminación. Esta estrategia busca minimizar el impacto ambiental de los residuos, aprovechando al máximo sus recursos y reduciendo la emisión de gases de efecto invernadero.

La huella de carbono es una medida de la cantidad total de gases de efecto invernadero que se emiten a la atmósfera como resultado de una actividad, como la producción de bienes o servicios.

ASEGRE: asociación de empresas gestoras de residuos

ASEGRE es una asociación que agrupa a empresas que se dedican a la gestión de residuos, que se enfoca en fomentar una economía circular y sostenible, impulsando la prevención de residuos y la recuperación de materiales.

La asociación trabaja en colaboración con las empresas asociadas para ofrecer soluciones adaptadas a sus necesidades, ayudándolas a cumplir con la normativa y las buenas prácticas en materia de gestión de residuos.

Clasificación, almacenamiento, envasado y etiquetado de residuos en la Zona Privada de ASEGRE

La Zona Privada de ASEGRE se enfoca en la correcta clasificación, almacenamiento, envasado y etiquetado de residuos, con el objetivo de conseguir su gestión y tratamiento adecuados para su reutilización.

En la zona privada, los asociados pueden encontrar información actualizada sobre los códigos LER, los procedimientos de clasificación y gestión de residuos, así como las actualizaciones de la normativa en vigor.

Para llevar un control de los residuos que manejan, la Zona Privada ofrece herramientas adicionales que no se pueden encontrar en otros recursos, como la creación de etiquetas personalizadas para los residuos, informes de seguimiento y alertas personalizadas.

Esto facilita el análisis y la gestión de los residuos para mejorar su tratamiento y promover la sostenibilidad y economía circular.

Movimiento Movimiento "Cero residuos": Cómo reducir, reutilizar y reciclar para un futuro sostenible

Además, se pueden encontrar herramientas para el control de la huella de carbono, lo que permite a los asociados calcular y reducir el impacto ambiental de su actividad.

Relacionado

Subir